mundocosmetica.com.

mundocosmetica.com.

Protección solar durante la maternidad y la lactancia

Protección solar durante la maternidad y la lactancia

La protección solar es fundamental, especialmente cuando se está en periodo de gestación o lactancia. La piel es más sensible y vulnerable durante este tiempo, y exponerla al sol sin protección puede causar graves daños. Por eso es importante conocer cómo proteger la piel, tanto para la salud como para la belleza.

¿Por qué es importante la protección solar durante la maternidad y la lactancia?

La radiación solar contiene rayos UV que pueden causar daños en la piel, como quemaduras, manchas y envejecimiento prematuro. Pero durante el embarazo y la lactancia, la exposición al sol sin protección puede tener consecuencias aún más graves, como aumento del riesgo de cáncer de piel y problemas hormonales.

Además, la piel durante la gestación y la lactancia es más sensible, debido a los cambios hormonales y al aumento de la circulación sanguínea. Por lo tanto, es necesario utilizar productos específicos para protegerla.

¿Cuáles son los mejores productos para proteger la piel durante la maternidad y la lactancia?

La elección de los productos dependerá del tipo de piel, la sensibilidad y del nivel de exposición solar. Hay productos específicos para el rostro y el cuerpo, y algunos son más adecuados para pieles sensibles, mientras que otros son más resistentes al agua.

  • Protector solar facial: es importante elegir un producto diseñado específicamente para el rostro, ya que la piel de la cara es más delicada que la del cuerpo. Un buen protector solar facial debe tener un factor de protección amplio (SPF) y también proteger contra los rayos UVA.
  • Protector solar corporal: para el cuerpo es necesario usar un protector solar que sea resistente al agua y tenga un alto SPF.
  • Productos multifunción: algunas cremas hidratantes y bases de maquillaje incluyen protección solar. Son una buena opción para el día a día, ya que combinan varias funciones en una sola aplicación. Pero es importante verificar que la protección ofrecida es suficiente para nuestra piel y nivel de exposición solar.

¿Cómo aplicar el protector solar durante la maternidad y la lactancia?

La correcta aplicación del protector solar es esencial para asegurar una protección efectiva de la piel. Hay algunos consejos que podemos seguir para asegurarnos de que la aplicación sea correcta:

  • Aplicar el protector solar 30 minutos antes de la exposición solar
  • Aplicar generosamente: se recomienda usar aproximadamente una cucharadita de producto para proteger toda la cara y el cuello, y una cantidad similar por cada extremidad.
  • Renovar frecuentemente la aplicación: especialmente después de nadar, transpirar o secarse con una toalla.
  • No usar productos caducados o que hayan sido expuestos al sol o al calor.
  • Evitar la exposición solar entre las 10 a.m. y las 4 p.m., cuando los rayos UV son más intensos.

¿Cómo elegir el protector solar adecuado para la maternidad y la lactancia?

La elección del protector solar dependerá del tipo de piel, el grado de sensibilidad y el nivel de exposición solar. Por eso es importante seleccionar un producto específico para cada caso.

  • Factor de protección: lo recomendable es un SPF mínimo de 30.
  • Protección contra los rayos UVA: comprobar que el factor de protección solar también incluya la protección contra los rayos UVA.
  • No comedogénico: Es importante elegir un producto que no obstruya los poros, especialmente en mujeres con piel grasa o propensa a acné.
  • Hipoalergénico: Si se tiene una piel sensible o alérgica, es importante elegir un protector solar hipoalergénico.
  • Resistente al agua: este aspecto es importante si se va a estar cerca del agua.

¿Hay algo que debamos evitar en los productos de protección solar durante la maternidad y la lactancia?

Es importante evitar algunos químicos en los protectores solares, como la oxibenzona y la octinoxato. Estos químicos son conocidos por afectar el sistema endocrino y hormonal. Algunos estudios indican que pueden estar relacionados con trastornos hormonales y con problemas reproductivos. También pueden ser perjudiciales para los recién nacidos, especialmente durante la lactancia.

Es recomendable optar por productos que utilicen filtros solares físicos, como dióxido de titanio y óxido de zinc. Estos ingredientes no son absorbidos por la piel y son menos perjudiciales para la salud.

Conclusión

La protección solar es importante durante todo el año, pero especialmente durante la maternidad y la lactancia. Es necesario elegir productos adecuados para nuestra piel y nivel de exposición solar, y aplicarlos correctamente para asegurar una protección efectiva. También es importante verificar los químicos presentes en los productos y evitar aquellos que puedan tener efectos negativos en la salud.