mundocosmetica.com.

mundocosmetica.com.

Liposucción no invasiva: ¿qué es y cómo funciona?

Liposucción no invasiva: ¿qué es y cómo funciona?
La liposucción no invasiva es un procedimiento de estética que permite reducir el exceso de grasa en determinadas zonas del cuerpo, sin necesidad de someterse a una cirugía invasiva. En lugar de utilizar una cánula para extraer la grasa, se emplean técnicas no invasivas que eliminan la grasa a través de procedimientos como la congelación o la ultrasonografía.

¿Cómo funciona la liposucción no invasiva?

Existen diversas técnicas de liposucción no invasiva, pero todas ellas se basan en el mismo principio: eliminar la grasa de forma no quirúrgica. A continuación, se describen las técnicas más comunes:
  • Criolipólisis: Este procedimiento utiliza el frío para congelar las células grasas, que luego se eliminan de forma natural por el cuerpo. La criolipólisis se realiza mediante una máquina que aplica una succión en la zona a tratar y enfoca el frío en el tejido adiposo.
  • Ultrasonido: En este tipo de liposucción no invasiva, se utiliza la energía de los ultrasonidos para destruir las células grasas. El ultrasonido se aplica con una varilla que se mueve en la zona a tratar, lo que produce una vibración en las células adiposas que las hace explotar. Una vez destruidas, el cuerpo las elimina a través del sistema linfático.
  • Radiofrecuencia: La radiofrecuencia es otra técnica que se emplea para eliminar la grasa localizada. En este caso, se aplica una corriente eléctrica de alta frecuencia en la zona a tratar, que calienta el tejido adiposo y lo destruye. La ventaja de esta técnica es que también produce un efecto tensor en la piel, por lo que se utiliza en tratamientos de celulitis y flacidez.

¿Quiénes pueden someterse a la liposucción no invasiva?

La liposucción no invasiva está indicada en pacientes que presentan acúmulos de grasa localizada en determinadas zonas del cuerpo y que no han conseguido reducirlos mediante dieta y ejercicio físico. Es importante destacar que la liposucción no invasiva no es una técnica para perder peso, sino para remodelar la figura. No se recomienda este tipo de tratamiento en pacientes que presentan hernias, varices, infecciones cutáneas, problemas cardiovasculares o diabetes mal controlada.

¿Cómo es la recuperación tras la liposucción no invasiva?

La recuperación tras una liposucción no invasiva es mucho más rápida que en el caso de una liposucción convencional, ya que no se trata de una cirugía invasiva. En general, el paciente puede reincorporarse a sus actividades normales tras el tratamiento, aunque se recomienda evitar la exposición solar, las saunas y la realización de ejercicios intensos durante las semanas posteriores al tratamiento. Los resultados de la liposucción no invasiva se notan de forma progresiva, ya que el cuerpo necesita tiempo para eliminar la grasa de forma natural. Los primeros resultados pueden apreciarse tras unas semanas, y el resultado definitivo se alcanza en el plazo de varios meses. En resumen, la liposucción no invasiva es una técnica que permite eliminar la grasa localizada sin necesidad de someterse a una cirugía invasiva. Existen diversas técnicas para llevar a cabo este procedimiento, como la criolipólisis, el ultrasonido o la radiofrecuencia. Es importante recordar que este procedimiento no está indicado para perder peso, sino para remodelar la figura en pacientes que presentan acúmulos de grasa localizada. La recuperación tras el tratamiento es rápida y los resultados se notan de forma progresiva.